Sitio oficial de RADIOMÁS

¿La democracia está libre de sexismo? |67 años del voto femenino en México.

#MujeresQueInspiran

Luego de que el grupo femenil «Las hijas de Cuauhtémoc» se unieran a Francisco I. Madero para protestar por el fraude del que había sido víctima el candidato presidencial y además exigir la participación de las mujeres en la política del país, fue en 1915 que se realizó el primer Congreso Feminista, una reunión que fue impulsada por el general Salvador Alvarado, gobernador de Yucatán, donde se demandó otorgar el voto ciudadano a las mujeres; sin embargo, esta petición no logró ser tomada en cuenta.

Al año siguiente Hermila Galindo, secretaria particular de Venustiano Carranza, envió al Constituyente un escrito en el que solicitó los derechos políticos para las mujeres argumentando que El Plan de Guadalupe de 1913 garantizaba derechos para todos. Por lo que, en 1917 en la redacción de la Constitución y en respuesta a Galindo, se decidió negar a las mujeres los derechos políticos argumentando que “las mujeres no sienten la necesidad de participar en los asuntos públicos, como lo demuestra la falta de todo movimiento colectivo en este sentido”.

En los siguientes años, comenzaron a surgir más movimientos y organizaciones hechas por y para mujeres, tales como el Consejo Nacional de Mujeres fundada por Elena Torres Cuéllar, quien más tarde asistiría como parte de la delegación mexicana, al Congreso de Mujeres Votantes en Estados Unidos. Liga Feminista de Yucatán, encabezada por Beatriz Peniche de Ponce, quien recorrió su estado fundando ligas feministas y defendiendo los derechos de la mujer yucateca.

Para 1922, Elvia Carrillo Puerto se convirtió en la primera mujer mexicana electa diputada al Congreso Local en Yucatán, cargo en el que sólo pudo estar dos años ya que se vio obligada a renunciar por las amenazas de muerte que recibió.

En los siguientes años tanto en San Luis Potosí como en Chiapas hubo avances en los derechos políticos de las mujeres, los cuales pronto se dejaron en el olvido. Lo mismo sucedió en 1937, cuando el presidente Lázaro Cárdenas envió una iniciativa de reforma al Artículo 34 de la Constitución, que permitiría votar a las mujeres, iniciativa que fue desestimada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) argumentando que el voto femenino se vería influenciado por los curas.

Fue hasta 10 años más tarde, durante la presidencia de Miguel Alemán que se concedió el voto a las mujeres pero sólo a nivel municipal, lo cual resultó ser un gran avance ya que, aunque de forma restringida, la mujer por fin sería parte de la vida política del país. 67

En 1952, siendo candidato a la Presidencia de la República, Adolfo Ruiz Cortines, prometió ante 20 mil mujeres asistentes a un mitin de campaña la ciudadanía sin restricciones, así que, el 17 de octubre de 1953 se publicó en el Diario Oficial un nuevo texto en el que se reconocía como ciudadanía mexicana a hombres y mujeres y es el 3 de julio de 1955 que por primera vez las mujeres mexicanas emitieron su voto en unas elecciones federales.